La familia en la mesa el día de Nochebuena antes

La familia en la mesa el día de Nochebuena antes

  • Autor de la entrada:
  • Última modificación de la entrada:15 de diciembre de 2021
  • Categoría de la entrada:Costumbres navideñas checas
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

La familia en la mesa el día de Nochebuena antes en la República Checa era más familiar y bulliciosa, con mucha comida, repleta de tradiciones y supersticiones.

Antiguamente la Nochebuena se preparaba durante todo el Adviento, donde las amas de casa horneaban pan casero o Vánočka para toda la familia. Mientras que las familias más ricas, las cocineras preparaban los dulces de Navidad de harina blanca, pasas o almendras. Los terratenientes iban a los estanques para pescar sus carpas para la fiesta de Navidad.

El día de Navidad toda la familia se levantaba muy temprano para los preparativos de la cena de Nochebuena. Cumpliendo con el ayuno durante todo el día para ver al cerdo dorado al menos un rato por la noche. Un cerdo dorado que en la época precristiana era un símbolo del sol y el solsticio de invierno. En estas familias, se solían preparar guisantes, varios tipos de sopas para comer, y se horneaban migas de harina. Durante los preparativos, la ama de llaves por lo general trataba de distraer a los niños en la cocina. Así la ama de llaves podía traer a casa en secreto un árbol y que decoraba ceremoniosamente. En otras regiones también se montaba el belén.

Durante el Día de Nochebuena en la República Checa

Y así se pasaba el día y antes de la cena, toda la familia rezaba y recordaba el año que se estaba acabando. Hasta que la familia se sentaba a la mesa a cenar en el momento que aparecía la primera estrella en el cielo.

Pero antes de cenar se debía atar una cadena alrededor de la mesa en la que cenaba la familia, simbolizando un fuerte vínculo familiar y protegía a la familia de los espíritus malignos durante todo el año. También se colocaba un hacha en el suelo en la mesa de Nochebuena, y todos los miembros de la familia debían pisarla descalzos antes de la cena. Quien pisaba el hacha se aseguraba así la salud durante todo el año.

Además se agregaba un plato adicional a la mesa en caso de que un invitado hambriento llegara inesperadamente.

Durante la cena de Nochebuena

La familia se sentaba a la mesa y lo primero que hacía era rezar, y luego el ama de llaves hacia una cruz con un dedo mojado en miel, en la frente de todos para que pudieran comenzar a festejar. Primero se comía una oblea navideña de harina y agua con algo de miel, por persona. Y luego la ama de llaves servía la sopa por orden de edad, tradicionalmente de lentejas, que según la tradición se suponía que traían dinero a la familia. Siguió un plato de carne o pescado, debajo del cual se ponían escamas de pescado y monedas de mayor valor para asegurar la riqueza en el hogar. Cuanta más comida había en la mesa, más rica sería la cosecha del nuevo año.

Durante la cena en familia en la mesa de Nochebuena era costumbre hablar de las experiencias durante el año pasado, y nadie se levantaba de la mesa hasta que acabaran todos, para asegurarse que todos se reunirían nuevamente en la misma mesa en siguiente año. Si alguien derramaba vino durante la cena, por lo general esperaban un bautizo de un nuevo niño.

Después de la cena de Nochebuena

Después de cenar todos los huesos y espinas el ama de llaves lo llevaba en una servilleta al jardín, donde los enterró bajo un manzano. Los agricultores enterraron las sobras en el jardín debajo de un árbol o un arbusto grande para asegurar la cosecha para el próximo año, y el ganado recibió hojas de perejil ese día, e incluso los animales también recibieron una oblea.

Mientras que la familia en la mesa después de la cena de Nochebuena comía un trozo de Vánočka u otros dulce navideños checos, en función del nivel económico.

Además también se realizaban otras costumbres clásicas como cortar manzanas, los barcos de nuez, arrojar zapatos y verter plomo. Pero también se predijeron cosechas con cebolla cortada con sal y repartida entre 12 platos, representando cada uno de los meses. Estos platos se colocaban en la ventana, y según se mojara la sal o se secara, se sabría cómo sería el mes.

Cuando sonó la campana después de la cena, el ama de llaves llevaba a la familia a la habitación donde se encontraba un árbol del que colgaban manzanas, nueces, frutos secos, azúcar o terrones de azúcar envueltos en papel de colores. Por lo general, se encendían velas en el árbol y todos cantaban villancicos juntos, mientras abrían los regalos.

Navidades en Praga es una forma más de conocer cosas sobre las fiestas navideñas checas.

Si te gusta Navidades en Praga ayúdame para que siga escribiendo sobre estas celebraciones tan bonitas. Muchas gracias

0 / 5 media de: 5 Nº Votos: 26

Gracias por tu voto de:

Deja una respuesta

Acepto la política de privacidad *